Mi boda en tiempos de coronavirus

Estos son momentos bastante complicados. No solo nos preocupamos por la salud de los nuestros, por el bienestar del mundo, la economía y la vida en general; si no que a ello sumamos una preocupación enorme: nuestra boda. Y no! No te sientas mal o pienses que eres egoísta por preocuparte por tu boda. Muchas novias nos dicen que se sienten mal por enfocarse en su boda sabiendo que hay problemas más grandes, y es cierto,  hay personas muriendo y en estados de salud críticos como consecuencia del COVID-19, pero tu boda importa, muchísimo, son muchos sueños e ilusiones puestos en ella y hay que pensar en cómo actuar.

Te sugiero que te desahogues primero antes de pensar por dónde empezar. Un helado, ese vino que te encanta, esa serie que te gusta, la manera y momento que te surja, pero llora, o grita si es necesario, tienes derecho a angustiarte y sentirte mal, Y después, una ducha, algo de ejercicio quizás, o meditar. Algo que te ayude a conectar contigo otra vez y te lleve a la calma. De la misma manera que te sugiero que te desahogues, te pido que no te quedes en la angustia, todo tiene solución, hay que ver lo positivo y siempre siempre habrá un plan b, y a veces estos, hasta salen mejor! Te lo digo yo!

Así que te recomiendo que tengas en cuenta los siguientes puntos y que tengas la mente abierta. Te prometo que si estas rodeada de profesionales y gente que ama lo que hace, tu boda será aún mejor de los que pensaste en un principio y hey! recuerda que la razón por la que decidiste casarte es el amor que se tienen el uno al otro y las ganas de compartirlo con quienes más quieren, y eso no lo cambiará ni el día ni la hora.

Ten presente:

  • Si ya enviaste las invitaciones, siempre podrás recurrir a una invitación digital cuando tengas la nueva fecha. (No te apresures, debes tener un panorama más claro para evitar nuevas modificaciones). Si no las has enviado, puedes tener el diseño listo y solo esperar a que tengas una fecha definitiva para mandar a imprimir y empezar la entrega.
  • Informa a tus invitados, si aún no tienes una fecha nueva, solo hazles saber que pronto les confirmarás la fecha del enlace. Todos en este momentos somos aún más comprensivos y seguro que tus invitados te apoyarán en todo.
  • Revisa los contratos y condiciones para reorganizar la boda. Habla con tus proveedores, llega a un acuerdo para la nueva fecha. Recuerda, el sector de bodas está unido para ofrecerte tantas alternativas como sea posible.
  • Algo bastante importante que no debes descuidar es el Vestido (y el traje del novio): habla con tu asesora y asegúrate de que el estilo vaya acorde a la nueva fecha. Haz lo posible para que la tienda sea quien almacene el vestido para evitar arruinarlo en casa y librarlo de humedad o cualquier tipo de inconveniente que pueda presentarse al tenerlo guardado en casa. Si en definitiva debes almacenarlo en casa, asegúrate de guardarlo bien y protegerlo, en un lugar seco totalmente libre de humedad y de todos aquellos agentes que puedan estropearlo.
  • Es momento de apoyarnos entre todos y qué mejor que apoyar el trabajo local. Revisa cuál es la disponibilidad de las flores locales en la fecha nueva que hayas elegido. Y si, en definitiva estas enamorada de una flor que quieres en tu boda y debe ser importada, revisa las condiciones, precios y tiempos para que te asegures de tenerla a tiempo.  

La mejor energía para tod@s, esto es un paréntesis, volveremos a vernos, volverán los abrazos y los sí quiero, así que no paremos de soñar.